Todo lo que debes saber sobre el quiste de ovario

Los quistes de ovarios son pequeñas bolsas llenas de líquido que se forman y desarrollan en los ovarios de las mujeres. La mayoría de los quistes son inofensivos, pero algunos pueden causar problemas tales como ruptura, sangrado o dolor.

Por otra parte, la cirugía puede ser necesaria en determinadas situaciones para quitar el quiste(s). Es importante entender la función de los ovarios y cómo estos quistes se pueden formar.

¿Cuál es la función de los ovarios?

Las mujeres normalmente tienen dos ovarios que almacenan y liberan los huevos a través de la ovulación. Cada ovario tiene aproximadamente el tamaño de una nuez, y un ovario se encuentra en cada lado del útero.

Un ovario produce un óvulo cada mes, y este proceso se inicia el ciclo menstrual de la mujer. El huevo está encerrado en un saco llamado folículo. Un huevo crece dentro del ovario hasta que el estrógeno (una hormona), avisa al útero para prepararse para el huevo. A su vez, el revestimiento del útero comienza a engrosarse y prepararse para la implantación de un óvulo fertilizado que resulta en embarazo.

Este ciclo se produce cada mes y generalmente termina cuando el óvulo no es fertilizado. Todos los contenidos del útero son luego expulsados si el óvulo no es fertilizado. Esto se conoce como un período menstrual.

¿Cómo puedo diagnosticar un quiste de ovario?

Los quistes se pueden diagnosticas por una ecografía (imagen de la zona pélvica), el quiste de ovario parece una unión de burbujas. Este tipo de quiste se llama también un quiste funcional, o quiste simple.

Si un folículo no logra romperse y liberar el óvulo, el líquido permanece y puede formar un quiste en el ovario. Esto afecta por lo general uno de los ovarios. Los quistes que son pequeños, o sea, menor a una pulgada y media, pueden encontrarse en un ovario normal, mientras que los folículos se están formando.

Los quistes en los ovarios pueden afectar a las mujeres de cualquier edad. La gran mayoría de los quistes ováricos son funcionales (fisiológica). Esto significa que se producen normalmente y no son parte de un proceso de la enfermedad.

La mayoría de los quistes de ovario son benignos, lo que significa que no son cancerígenos, y muchos desaparecen por sí solos en cuestión de semanas sin tratamiento. Mientras que otros pueden formar el cáncer de ovario, pero debes tener siempre presente que típicamente representan una condición inofensiva (benigna) o un proceso normal.

Estos quistes pueden llegar a presentarse con alta frecuencia durante los años fértiles de la mujer.

Tipos de quiste de ovario

Los tipos más comunes de los quistes ováricos son los siguientes:

  • Quiste folicular

El quiste folicular se puede desarrollar cuando la ovulación no ocurre o cuando un folículo maduro no evoluciona. Este tipo de quiste generalmente se forma en la ovulación y puede crecer hasta al tamaño de unas 2,3 pulgadas de diámetro.

La ruptura de este tipo de quiste puede crear dolor intenso agudo en el lado del ovario en la que aparece el quiste, lo que forma un dolor de ovario derecho o dolor de ovario izquierdo.

Este dolor agudo, llamado generalmente Mittelschmerz, se origina en la mitad del ciclo menstrual, durante la ovulación. Alrededor de un cuarto de las mujeres sufren este tipo de dolor.

Por lo general, los quistes foliculares no producen ningún tipo de síntomas y simplemente desaparecen por sí solos dentro de unos meses.

  • Quiste con Cuerpo lúteo

Este tipo de quiste de ovario se produce después de que el óvulo se libera del folículo. Después de esto sucede que el folículo se convierte en lo que se conoce como un cuerpo lúteo.

Si no se produce un embarazo, el cuerpo lúteo en general se desintegra y desaparece. Puede, sin embargo, llenarse de sangre o de agua y persistir en el ovario. Por lo general, este quiste se encuentra en un solo lado y no produce síntomas.

  • Quiste hemorrágico

Este tipo de quiste ocurre cuando el sangrado se produce dentro de un quiste. Los síntomas que se pueden presentar con este tipo de quiste son el dolor abdominal en un solo lado del cuerpo.

  • Quiste dermoide

Este es un tipo de tumor benigno que se refiere a un teratoma quístico maduro.

Es un quiste anormal que afecta generalmente a las mujeres más jóvenes y puede crecer hasta 6 pulgadas de diámetro. Un quiste dermoide puede contener otros tipos de crecimientos benignos tales como grasa y, ocasionalmente, hueso, pelo, y cartílago.

La imagen por ultrasonido de este tipo de quistes puede variar debido a la variedad de contenidos, pero una tomografía computarizada y resonancia magnética (RM) pueden mostrar la presencia de calcificaciones.

Estos quistes pueden inflamarse. También pueden causar una condición conocida como torsión ovárica, comprometiendo el suministro de sangre y causando dolor abdominal severo.

  • Los endometriomas o quistes endometrioides

Parte de la condición conocida como endometriosis, este tipo de quiste se forma cuando el tejido endometrial (el tejido de revestimiento del útero) está presente en los ovarios. Afecta a las mujeres durante los años reproductivos y puede causar dolor pélvico crónico asociado con la menstruación.

La endometriosis es la presencia de glándulas endometriales y el tejido fuera del útero. Las mujeres con endometriosis pueden tener problemas de fertilidad.

Los quistes endometrioides, a menudo se llenan de sangre de color marrón rojizo oscuro, pueden variar en tamaño desde 0,75 hasta 8 pulgadas. Debido al color de la sangre dentro de los quistes, se han referido a ellos como “quistes de chocolate”.

  • Quiste Poliquísticos

Se diagnostica al observar un ovario generalmente del doble del tamaño normal, con pequeños quistes presentes alrededor del exterior del ovario.

Esta condición se puede encontrar en mujeres sanas y en mujeres con trastornos hormonales. Una ecografía se usa para ver el ovario y realizar diagnóstico de esta condición.

  • Cistadenoma

El cistoadenoma es un tipo de tumor benigno que se forma a partir de tejido ovárico.

Ellos pueden rellenarse con un fluido de tipo mucoso. Los tumores cistoadenomas consiguen llegar a ser muy grandes y pueden llegar a medir hasta 12 centímetros o más de diámetro.

  • El cáncer de ovario

En raras ocasiones, los quistes ováricos pueden estar relacionados con el cáncer de ovario. Sin embargo, en la mayor parte los quistes son benignos y no causados por el cáncer.

3 Comentarios

Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *