El dolor de ovarios en la menopausia

La menopausia se define como el estado de la ausencia de períodos menstruales durante los 12 meses del año. La transición de la menopausia empieza con la variación de la duración del ciclo menstrual y termina con el último periodo menstrual.

La perimenopausia es un término utilizado a veces y significa “el tiempo alrededor de la menopausia”. A menudo se utiliza para referirse al período de transición hacia lamenopáusica. No es oficialmente un término médico, pero en ocasiones es utilizado para explicar ciertos aspectos de la transición de la menopausia en términos más sencillos.

“Postmenopáusia” es un término usado como adjetivo para referirse al tiempo después de haberse producido la menopausia. Por ejemplo, los médicos pueden hablar de una condición que ocurre en “las mujeres postmenopáusicas”. Esto se refiere a las mujeres que ya han llegado a la menopausia.

¿Por qué ocurre el dolor de ovarios en la menopausia?

El dolor de ovarios en la menopausia puede ocurrir en muchas mujeres, en ese caso se debe consultar con el médico para estar seguro que ya es hora de la menopausia o simplemente el dolor ocurre por alguna otra causa.

La menopausia es el momento en la vida de una mujer cuando la función de los ovarios cesa (no hay más ovulación) y ya no pueden quedar embarazadas pero siempre hay esos cambios que hace que sintamos dolor. Los ovarios son la fuente principal de las hormonas femeninas que controlan el desarrollo de las características del cuerpo femenino como los senos, la forma del cuerpo y el vello corporal. Las hormonas también regulan el ciclo menstrual y el embarazo. Los estrógenos también protegen los huesos. Por lo tanto, una mujer puede desarrollar osteoporosis (daño en los huesos) más tarde en la vida cuando sus ovarios no producen la cantidad de estrógeno adecuado.

Al momento en que los ovarios no están ovulando, el dolor en la menopausia puede pasar dependiendo de la mujer. No todas las mujeres sienten los mismos síntomas, sin embargo, muchas de ellas pueden llegar a no sentir nada, solamente la ausencia del periodo menstrual.

La perimenopausia es diferente para cada mujer. Los científicos todavía están tratando de identificar todos los factores que inician e influyen en este período de transición.

A continuación se desarrollarán las respuestas de muchas de las preguntas que muchas mujeres se hacen durante este período:

¿A qué edad una mujer alcanza la menopausia normalmente?

La edad promedio de la menopausia para la mujer es de 51 años. Pero no hay forma de predecir cuándo una mujer en particular tendrá la menopausia o empezará a tener síntomas sugestivos de la misma.

La edad en que una mujer comienza a tener períodos menstruales tampoco está relacionada con la edad de aparición de la menopausia. La mayoría de las mujeres llegan a la menopausia entre las edades de 45 y 55 años, así como pudiera ocurrir mucho antes, entre las edades de 30 o 40 años, o simplemente no ocurrir hasta que una mujer llega a sus 60 años.

Una de las características, la cual ocurre la mayoría de las veces, es que las mujeres tienden a experimentar la menopausia a una edad cercana a la de sus madres.

La perimenopausia, a menudo es acompañada por un ciclo menstrual irregular, junto con otros síntomas comunes de la menopausia precoz, la cual puede comenzar incluso 10 años antes de la última menstruación.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

Es importante recordar que la experiencia de cada mujer es muy individual. Algunas mujeres pueden experimentar pocos o ningún síntoma de la menopausia, mientras que otras experimentan múltiples síntomas físicos y psicológicos.

La extensión y severidad de los síntomas varía significativamente entre las mujeres. También es importante recordar que los síntomas pueden aparecer y desaparecer con extensiones de tiempo diferentes para cada mujer. Esto, también, es muy individual.

Estos síntomas de la menopausia y la perimenopausia se discuten en detalle a continuación:

  • Sangrado vaginal irregular

Esto puede ocurrir durante la menopausia. Algunas mujeres tienen un mínimo de problemas con sangrado anormal durante la perimenopausia, mientras que otras tienen sangrado impredecible, excesivo. Los períodos menstruales (menstruación) pueden ocurrir con más frecuencia (es decir, se acorta su duración), o pueden llegar a durar más (es decir, el ciclo se alarga en el tiempo).

No hay un patrón “normal” de sangrado durante la perimenopausia, y los patrones varían de mujer a mujer. Es común que las mujeres en la perimenopausia tengan un período después de pasar por varios meses sin una. Tampoco hay una longitud de tiempo que tarda una mujer en completar la transición a esta condición. Una mujer puede tener periodos irregulares de años anteriores para llegar a la menopausia.

Es importante recordar que todas las mujeres que desarrollan menstruaciones irregulares deben ser evaluadas por su médico para confirmar que las menstruaciones irregulares se deben a la perimenopausia y no como un signo de otra afección médica y más aún si hay calambres o dolor en los ovarios.

Las alteraciones menstruales que comienzan en la perimenopausia también se asocian con una disminución de la fertilidad, ya que la ovulación se ha vuelto irregular. Sin embargo, las mujeres que son perimenopáusicas todavía pueden quedar embarazadas hasta que hayan alcanzado completamente la menopausia (ausencia de períodos de un año) y todavía deben utilizar un método anticonceptivo si no desean quedarse embarazadas.

  • Sudores y calores durante la noche

Los sofocos son comunes entre las mujeres en la menopausia. Un sofoco es una sensación de calor que se extiende por el cuerpo y con frecuencia es más pronunciada en la cabeza y el pecho.

Estos calores extremos del cuerpo se asocian a veces con el sonrojamiento del rostro y, a veces, es seguida por la transpiración. Los sofocos suelen durar entre 30 segundos y varios minutos. Aunque la causa exacta de los sofocos no se entiende completamente, los sofocos son probablemente debido a una combinación de las fluctuaciones hormonales y bioquímicas provocadas por la disminución de los niveles de estrógeno.

A veces, los sofocos se acompañan de sudoración nocturna (hace que el cuerpo quede empapado durante la noche). Esto puede conducir a hacerlas despertar y luego tener dificultad para conciliar el sueño de nuevo, lo que resulta mal sueño y tener cansancio durante el día.

  • Los síntomas vaginales

Los síntomas vaginales hacen que los tejidos que revisten la vagina sean cada vez más delgados, más secos y menos elásticos así como los niveles de estrógeno hacen que disminuyan.

Los síntomas pueden incluir: sequedad vaginal, picazón, irritación y/o dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia). Los cambios vaginales también conducen a un mayor riesgo de infecciones vaginales.

  • Los síntomas urinarios

El revestimiento de la uretra (el tubo de transporte que va desde la vejiga hasta la descarga de orina fuera del cuerpo) también sufre cambios similares a los tejidos de la vagina, y se vuelve más seca, más delgada y menos elástica con la disminución de los niveles de estrógeno.

Esto puede conducir a un mayor riesgo de infección del tracto urinario, sintiendo la necesidad de orinar con más frecuencia, o pérdida de orina (incontinencia urinaria). La incontinencia puede ser resultado de una fuerte y repentina urgencia de orinar o puede ocurrir durante el esfuerzo al toser, reír o levantar objetos pesados. Esto generalmente puede ser confundido con el dolor de ovarios en la menopausia.

  • Los síntomas emocionales y cognitivos

Las mujeres en la perimenopausia a menudo reportan una variedad de pensamiento (cognitivos) y/o los síntomas emocionales, incluyendo la fatiga, problemas de memoria, irritabilidad y cambios rápidos en el estado de ánimo y humor. Los síntomas emocionales y cognitivos son tan comunes que a veces es difícil conocer si efectivamente son debido a la menopausia.

Los sudores nocturnos que pueden ocurrir durante la perimenopausia también pueden contribuir a la sensación de cansancio y fatiga, que pueden tener un efecto sobre el estado de ánimo y el rendimiento cognitivo.

Por último, muchas mujeres pueden experimentar otros cambios de vida durante el tiempo de la perimenopausia o después de la menopausia, como los eventos estresantes de la vida, que también pueden causar síntomas emocionales.

  • Otros cambios físicos

Muchas mujeres reportan algún grado de aumento de peso, junto con la menopausia. La distribución de la grasa corporal puede cambiar, con la grasa corporal, la cual se deposita más en la cintura y el abdomen que en las caderas y los muslos. Los cambios en la textura de la piel, incluyendo arrugas, pueden desarrollarse junto con el acné.

Dado a que el cuerpo continúa produciendo pequeños niveles de la hormona masculina (testosterona), algunas mujeres pueden experimentar un cierto crecimiento del vello en la barbilla, labio superior, el tórax o abdomen.

18 Comentarios

Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *